El futuro pertenece a las marcas que conectan ideas

Cuando hablamos de creatividad, no solamente hablamos de generar ideas geniales y si de darles un propósito. La creatividad es esa herramienta que ayuda a solucionar problemas de las maneras menos evidentes haciendo que el resto de personas diga «Pero si la solución estaba ahí». La conexión de ideas, la extrapolación de conceptos y el ir más allá de lo que normalmente está establecido ayuda a fomentar un ecosistema creativo útil para las marcas que piensan en el futuro de manera decidida.

Los que me conocen saben que no soy un fan de Steve Jobs. Ni de lejos. Su personalidad egocéntrica, sus idas y venidas y su trato a empleados son cosas con as que no comulgo en absoluto. Si bien hay una parte de su carrera que sirve de ejemplo para ilustrar este post de una manera un poco más clara: la parte creativa de Steve Jobs, tanto la suya propia como la que pudo adquirir con sus socios y empleados. Steve Jobs fue creativo precisamente porque se abrió a nuevas experiencias: estudió tipografía, indagó dentro sección de electrodomésticos de cocina en Macy’s (el Apple II se inspiró en un Cuisinart), o copió al Ritz-Carlton’s para la experiencia de servicio en la Apple StoreJobs experimentó cómo hacían las cosas otros y se basó en esas experiencias para mejorar lo que ya había hecho o planeado. La creatividad, dijo Jobs, «se reduce a exponerse a las mejores cosas que los humanos han hecho y luego tratar de incorporar esas cosas a lo que está haciendo «. Como si fuera sencillo ¿no?

La verdadera innovación ocurre cuando construyes sobre las ideas que vinieron antes de ti . Extrapolar soluciones ajenas a tu marca para la propia es un ejercicio creativo. Ser capaz de lidiar con ello y decirlo es un ejercicio de honestidad y de enorme realidad. La experiencia de cientos de mentes creativas no puede ni debe ser desaprovechada y si transformada para proponer innovación de verdad. ¿Qué es la verdadera innovación? La que rompe, para siempre un paradigma: Es la que cambia algo para desterrarlo y convertirse en un nuevo estándar. La que transforma el mundo tal y como lo habíamos visto hasta ese momento: nadie se imagina ya un mundo sin internet, o sin móviles. En breve, no podrás imaginarte un mundo sin coches eléctricos, o taxis voladores, etc.

Nuevas conexiones = Nuevo valor

«Steve Jobs me enseñó sobre el ‘zoom’, mirando más allá de los límites de la industria en la que se encuentra «, dice el ex CEO de Apple, John Sculley. “Steve era un diseñador de corazón. Le encantaba la caligrafía. Le causó una gran impresión. Luego fue a Xerox para ver en qué estaban trabajando. Vio estaciones de trabajo experimentales que utilizaban la primera interfaz gráfica de usuario y conectó los puntos «.

Sculley lo llama «zoom» o «conexión de puntos». Es posible que alguno de los que lea este post le parezca algo parecido a una «epifanía» o ese momento tan tópico del «creativo con pipa mientras idea cosas en una tarde de lluvia.». Normalmente, las mejores ideas que se le ocurren a usted que lee este post no aparecen cuando quiere o cuando quiere. No siempre llegan dentro de un horario o mientras mira la pantalla del portátil. Por suerte (pericia, experiencia, estudio, perseverancia, trabajo…), algunos sabemos cómo se forman las ideas originales, de dónde vienen y cuándo se entregan en nuestro email mental.

Una de las diapositivas más comentadas en la historia corporativa apareció por primera vez en 2011 durante el lanzamiento del iPad 2 de Steve Jobs. La diapositiva (en la foto de arriba) mostraba la intersección de dos señales de tráfico. Un letrero decía «Tecnología». El otro letrero decía «Artes liberales». A día de hoy tenemos claro que la tecnología por sí sola no es suficiente para construir grandes productos. Es esta intersección, estos caminos que se juntan los que hacen que la tecnología se convierta en algo innovador de verdad. Por primera vez en la modernidad y de manera clara, la tecnología miraba a las personas y no a si misma. Para ver un ejemplo parecido a este tenemos que irnos al genio de los genios: Leonardo Da Vinci.

“Hoy vivimos en un mundo que fomenta la especialización, ya sea que seamos estudiantes, académicos, trabajadores o profesionales. También tendemos a exaltar la capacitación en tecnología e ingeniería, creyendo que los trabajos del futuro irán a aquellos que pueden codificar y construir en lugar de aquellos que pueden ser creativos «, escribe Isaacson. Los innovadores del futuro, argumenta Isaacson, son aquellos que, como Leonardo, estudian el arte de la ciencia y la ciencia del arte.

Todavía existen más de 7,000 páginas de las extensas notas de Leonardo. Nos enseñan que Leonardo tenía una implacable curiosidad por el mundo. Dejó que su mente vagara por las artes, las ciencias, la ingeniería y las humanidades. No distinguió entre ciencia y arte. El genio más creativo de la historia se convirtió en un genio porque vio que todo se conecta. Y así, Leonardo se vio a sí mismo como un científico, ingeniero, artista, inventor, anatomista, filósofo, pintor y narrador.

Leonardo estudió matemáticas y desarrolló un sistema para medir el tamaño, el espacio y la perspectiva. Estudió las propiedades científicas de la luz. En Florencia, estudió el arte de la pintura con los maestros de su época. Conectó estas ideas para crear la Mona Lisa y La última cena. Leonardo es considerado el mayor genio de la historia porque conectó diferentes campos para llegar a ideas novedosas.

En pleno 2018, aún hay sectores empresariales que abogan por una educación meramente práctica señalando que esto, para ellos, es centrarse sólo en áreas de conocimiento meramente técnicas y científicas. Mientras estos empresarios continúan teniendo una mentalidad antediluviana sosteniendo empresas del siglo XVIII, otros apuestan decididamente por la transversalidad como sustento de la innovación y creatividad.

Lo que amenaza nuestra creatividad

En 2015, un grupo de investigadores en Austria y Dinamarca realizó un experimento notable. Descubrieron que cuando las personas estaban demasiado familiarizadas con un dominio específico, «bloqueaban su creatividad», porque dejaban de buscar ideas fuera de su área de especialización. Los investigadores entrevistaron a cientos de albañiles, carpinteros y skaters. Las tres categorías fueron elegidas porque, si bien son campos completamente diferentes, comparten un problema análogo: fomentar el uso de equipos de seguridad para prevenir lesiones.

Los investigadores realizaron 306 entrevistas durante las cuales se les pidió a los participantes que propusieran sus mejores ideas para mejorar el equipo de seguridad para el mercado en el que son expertos y para las otras dos categorías. Un panel de expertos en equipos de seguridad evaluó las respuestas. Los hallazgos fueron extraordinarios: cuanto más lejano era el campo, más novedosa era la solución que se les ocurría a los participantes. En otras palabras, los miembros de cada grupo fueron mejores en encontrar una solución innovadora para un campo diferente al suyo.

Hay un pasaje de «El Otro lado del Escaparate» de Tony Segarra donde el considerado mejor creativo del siglo XX habla de como, en un determinado momento se da cuenta del valor de trabajar junto a otros profesionales ajenos al mundo de la publicidad y es así como invita a su estudio a albañiles, fontaneros, etc… de manera que, en una especia de coworking extraño, se nutre de la visión de otros profesionales alejados de la «maraña» publicitaria».  Esto, ya no sólo le ayudaba a extrapolar ideas de un campo a otro. Además, le daba la posibilidad de aterrizar y acercar de mejor manera sus ideas publicitarias al cliente final de verdad.

Los genios creativos no son genios porque son más inteligentes; son genios porque están abiertos a conectar ideas de diferentes campos. Cuando se le preguntó qué hacía del Macintosh una computadora revolucionaria, Steve Jobs respondió: «Parte de lo que hizo al Macintosh genial fue que las personas que trabajaban en él eran músicos, poetas y artistas, zoólogos e historiadores». ,

El objetivo de la creatividad y de los creativos no es estar en el promedio. El objetivo es ser grande y  la grandeza, viene de conectar ideas.