design-thinking-señor-creativo

Para qué sirve el Design Thinking

El Design Thinking es una metodología útil a la hora de desarrollar propuestas innovadoras para empresas, personas o marcas.  El proceso mental que llevan a cabo los diseñadores, prototipado y pautado para poder validar ideas útiles en multitud de ámbitos.

El Design Thinking no es un método nuevo, pero si totalmente actual. Su objetivo es crear ideas innovadoras que centran su eficacia en entender y solucionar necesidades reales de los usuarios. Su metodología viene de la forma en la que trabajan los diseñadores de producto. Si bien la traducción literal al español es muy rara, podríamos dar por bueno que hablamos del «la forma de pensar de los diseñadores». Por eso no es un método nuevo. De manera gradual se ha venido implementando gradualmente en los últimos años en diferentes empresas como una forma de crear productos y servicios que tiendan a satisfacer en mejor manera las necesidades de los usuarios.

Una metodología para resolver problemas y accionar soluciones.

Se empezó a desarrollar de forma teórica en la Universidad de Stanford en California (EEUU) a partir de los años 70, y su primera aplicabilidad con fines lucrativos como «Design Thinking» la llevó a cabo la consultoría de diseño IDEO, siendo hoy en día su principal precursora.

Si nos guiamos por Tim Brown, CEO de IDEO, debemos centrarnos en 3 aspectos para empezar a idear en base al Design Thinking:

Deseabilidad: Integrar las necesidades de la gente en la idea. ¿Qué necesitamos?

 Factibilidad: las posibilidades que ofrece la tecnología. ¿Con qué se puede hacer?

Viabilidad: Medir las expectativas de éxito de las empresas. ¿Puedo embarcarme en este proyecto?

 

design-thinking-señor-creativo

Este proceso viene definido por una serie de etapas claves a la hora de recabar información, como tratarla, idear, construitr, etc… ¿Qué pasos son estos?

  • Empatizar: Conocer al tipo de usuario para el que diseñamos.
  • Definir: Construir un punto de vista basado en las necesidades del usuario, evidentes y no evidentes.
  • Idear: Realizar un proceso creativo estructurado orientado a la divergencia.
  • Prototipar: Construir una representación de una o mas ideas para mostrarlas a otras personas.
  • Testear: Volver al usuario tipo y ponerlas aprueba con el objeto de conseguir feedback.
mapa-de-empatía-design-thinkg-señor-creativo
Mapa de Empatía basado ty traducido de X-Plane

 

design-thinking-proceso-diseño-facil-señor-creativo

Una vez tenemos claro para quién ideamos, debemos comenzar el proceso de diseño. Este esquema de Convergencia/Divergencia  es una simplificación del proceso creativo, ya que nunca se construye de una manera tan lineal. Igualment es útil ya que con él explicaremos en que parte pondremos el foco. Lo normal, es que cuando usamos procesos estándar de resolución de problemas estos se basen en escoger una serie de inputs, analizarlos y, en base a los datos,  converger encontrando una solución única. En Design Thinkig basa su fuerza en la parte divergente  donde se generan las ideas y nos centramos en el usuario.

Aquí, al contrario de lo que suele pasar, la cantidad prima sobre la calidad. Ideas y mas ideas para procesar y que, según vaya llegando el final llegaremos a converger y valorar lo que puede funcionar.

proceso-de-diseño-design-thinking-señor-creativo

Por qué es útil el Design Thinking.

Al centrarse en el usuario creamos ideas que solucionan problemas reales, que desarrollan innovación centrada en las personas, con utilidad para observar los retos, detectar necesidades y, finalmente, solucionarles que serán aplicadas también a servicios o procesos. Al partir desde el conocimiento del cliente el Design Thinking se apoya en el cambio de paradigma actual. Centrado en el usuario se enfoca en crear un abanico de innovaciones útiles.

Uno de los mejores ejemplos de Design Thinking lo encontramos en BBVA.

De la mano de IDEO, en el banco español estan convencidos de que la tecnología en los servicios ha de ser más humana, usando el design thinking como una herramienta deaproximación humana a la tecnología y los negocios.

Esto se plasma, por ejemplo, en el diseño de sus cajeros automáticos, intentando que sean “más humanos”. Empatizan con el cliente y ven que deben del problema de la necesidad de sus clientes de sentirse más seguros cuando están frente al cajero y de como su uso, con interacciones mas sencillas y reconfortantes, refuerza las buenas sensaciones frente a un aparato frío. Como tdo proceso con esta metodología se comienza con la observación del usuario y su experiencia. A partir de de ese momento se diseñan diferentes prototipos, distintos y diferentes en los que surgen nuevas ideas como inclinar la pantalla, girar 90 grados el espacio y crear un pantalla para generar privacidad, con el objetivo de solucionar el problema de la seguridad. Además, para que la experiencia de usuario fuera mas sencilla, más sencilla, se simplificó el teclado y la interfaz de usuario para hacerla mas amigable.

Si BBVA no hubiera usado Design Thinkig habría tardado muchísimo tiempo hasta acometer una estrategai de cambio que ha influido a todo el branding de la marca. Al como se relaciona la marca con el usuario. Sin este proceso, hubiera tardado en tener constancia de las necesidades del usuario. Sin este proceso, los cambios hubieran sido lentos y a veces, torpes.

El design thinking es un facilitador para las marcas. Desde la manera de pensar de un diseñador, hasta la innovación en branding y servicios.